jueves, 25 de febrero de 2016

La Palma con sabor, nos pone los dientes largos trayéndonos un trocito de la isla bonita a Bilbao.

El día de ayer, los chicos de BlogOnBrands volvieron a reunir a un grupo de bloggers en la capital bizkaina para celebrar un evento de impulso turístico.
Nos animaron a participar en un showcooking de productos de la isla de La Palma, donde nos acercaron un trocito de esta isla que por su puesto todos nos quedamos con las ganas de conocer.
Esta vez, el evento se realizó en el restaurante "Los Fueros" del casco viejo bilbaíno.

La finalidad del evento era acercar un trocito de La Palma, la isla bonita, a tres de las ciudades españolas con conexión directa a la isla, debido a ello, se había realizado un evento parecido el día anterior en Madrid y se realizará mañana en Barcelona.
A día de hoy Vueling e Iberia son las aerolíneas que nos acercarán a este destino desde Bilbao en algo más de 2 horas.

Antes de nada un poco de culturilla general. Habrá quien conozca las islas al dedillo y quien no esté demasiado puesto en las islas Canarias.
Este era mi caso, ya que por lo que comprobé allí tenía un poco de lío... así que para disipar dudas, yo os lo explico :-D

El archipiélago canario conforma una de las 17 comunidades autónomas de España y se compone de las islas de: 
  • El Hierro, La Gomera, La Palma y Tenerife. Que juntas forman la provincia de Santa Cruz de Tenerife.
  • Fuerteventura, Gran Canaria y Lanzarote forman la provincia de Las Palmas.

A mí lo de Las Palmas y La Palma me llevaba a lío la verdad, así que bueno, ya he aprendido una cosa más. Gracias a Javi (bueno, uno de ellos, porque eran 3, jaja) por la explicación.

Puestos en contexto, la tarde empezó bien cuando uno de los Javis nos plantó una cerveza artesanal de la isla de La Palma nada más llegar en la mano.
Una cerveza con bastante cuerpo, que entró sola. ¿Su Nombre? "Gara", ya les comentamos que por el nombre podía pasar por vasca :-D pero nos dijeron que según la cultura aborigen canaria significaba "la princesa del agua", bonito significado.

Sin pre aviso una voz potente emergió de la nada, dejándonos a todos con la boca abierta. Era Mónica, una de las integrantes del equipo de cocina que se habían traído los chicos de #LaPalmaConSabor.

El otro componente del equipo, Juan Carlos, además de un "salao" forma parte del equipo de cocina del restaurante "El jardín de la sal" en la isla de La Palma.

Comenzaron a elaborar un guiso o caldo de trigo acompañado de la para mi desconocida "Harina de Gofio", queso palmero, cebolla roja y mojo verde picón, elaborado en parte por un grupo de animados bloggers.


Pudimos catar el guiso que calificaré de muy rico y contundente, con un contraste de sabores muy interesante, que quizás hubiera encajado mejor en una comida, pero que disfrutamos a tope.

Proseguimos catando un vino albillo criollo de Garafía que tenía un peligro inminente. Aquello entraba solo, no nos habíamos dado cuenta y ya nos habíamos tomado la copa entera y andábamos buscando el resto de la botella para repetir, muy recomendable.

Mónica y Juan Carlos no daban tregua y mientras tanto se pusieron con un atún rojo, también llamado "patudo" en la isla, montado sobre una cama de boniato y acompañado de mojo de tomate.
Para mí este fue el mejor plato de la noche. Me gustó muchísimo el punto que le dieron al atún y cómo le combinaban tanto el boniato como el mojo de tomate (que no pica)

Pero esto estaba empezando y los chicos del restaurante "Los Fueros" nos reemplazaron sigilosamente nuestras copas de blanco por unas de tinto de Vinos Vega Norte con matices de frutos rojos y lo más especial de "polvo volcánico", es un vino no muy duro agradable al paladar.

Entre los vinos, quizás el blanco fue más de mi gusto, pero ambos son unos buenos vinos.
A continuación apareció el plato de carne, un solomillo acompañado de unas papas arrugás.

¡Qué ganas tenía de volver a probar unas buenas papas! y no sólo fue eso, sino que Mónica nos dió la clave del éxito de cocinarlas, que es no tener miedo con la sal, ya que sólo cuando la papa flote debido a la salinidad del agua, estará en su punto perfecto.

Finalizamos la cena con una espuma de plátano bastante ligerita que culminó la velada. 


Para celebrarlo, nos invitaron a una ronda de chupitos de ron con miel, ron añejo acompañado de miel natural que hacen muy agradable este licor, según nos explicaron la isla de La Palma tiene un fuerte vínculo con la isla de Cuba y Venezuela, debido a la emigración de palmeros que se produjo en el siglo XIX.

Después de esto fue tiempo para risas e historias que los bloggers que allí estuvimos pudimos compartir, sin duda otra velada inolvidable de la mano de Rebeca y Haritz que como siempre prepararon un evento muy especial.


En el siguiente post, un trayecto en tren muy especial por el altiplano peruano ¡no os lo perdáis!

sábado, 20 de febrero de 2016

Día 7: Puno, islas de los Uros, isla Taquile y lago Titicaca.

Llegamos a Puno pasadas las 6 de la mañana, después de haber pasado toda la noche en el único bus nocturno que viaja desde Arequipa a Puno, operado por la compañía Oltursa.
Este autobús era algo más humilde que los de las empresas "Cruz del Sur" o "Civa" y el consejo es que si vais a usarlo cojáis los asientos premium, porque por la cantidad de mantas que llevaban encima los pasajeros del piso superior, sospechamos que no había calefacción en ese piso. Los asientos premium eran bastante cómodos y se encontraban en la primera planta del autobús.

Al salir de la estación de autobuses cogimos un taxi que nos llevó al hotel que habíamos reservado el día anterior, el hotel Utasa Inn. Un hotel modesto pero limpio, con un desayuno decente y una cama grande para cada uno.
Cuando llegamos, la habitación todavía no estaba preparada, pero dejamos nuestras mochilas e hicimos uso del baño de recepción para asearnos un poco y cambiarnos.
Después desayunamos en el mismo hotel y seguidamente nos vino a buscar un colectivo de la empresa con la que habíamos contratado la excursión por el lago Titicaca y las islas de los Uros. La excursión la contratamos en una agencia próxima a la plaza de armas de Arequipa la tarde anterior, pero la agencia local que nos llevo se llama JumboTravelPuno.

El lago Titicaca es el lago navegable más alto del mundo, con una altura entre 3800 y 4000 metros. Parte del lago se encuentra en territorio peruano y la otra parte en territorio boliviano. Es un lago muy especial, donde parece que las nubes rozan el agua, una pasada de vistas.

El colectivo nos llevó al puerto, donde cogimos un barco bastante cómodo que nos llevó a las islas de los Uros como destino inicial.
El barco arrancó y comenzamos a dejar atrás la ciudad de Puno.
Las islas de los Uros, son un conjunto de islas flotantes hechas a base de Totora. Parece increíble, pero familias enteras viven en estas islas.
A nuestra llegada, las dos familias que vivían en la isla, salieron a recibirnos, nos sentaron en unos bancos hechos a base de hoja de Totora (como todo en la isla) y el patriarca nos explicó cómo se construían las islas, contándonos que estas islas tienen un periodo de vida limitado y que cada 10-15 años tenían que construir una nueva isla.


A día de hoy, la mayor fuente de ingresos de estas familias es el turismo, así que no sólo nos explicarán su forma de vida, sino que también intentarán darnos un paseo previo pago en una de sus embarcaciones hechas a base de Totora e intentarán vendernos una serie de artesanías hechas por sus gentes.
Nosotros no tomamos la embarcación, pero sí que compramos un tapiz en la segunda de las islas que paramos a visitar.

Resulta muy interesante la explicación de cómo construyen las islas y cómo realizan su día a día.
Los niños van a la escuela que se encuentra en una de las islas y cuando se hacen mayores, deben de ir hasta Puno al instituto.
Las casas, son dormitorios y existe una casita que es la cocina y se encuentra separada. Deben de tener mucho cuidado para no prender la isla.

video
La siguiente parada fue en una isla de verdad, la isla Taquile. Atravesamos la isla dando un paseo de un extremo a otro.
El inicio de la caminata fue especialmente duro, la altura se hacía notar, teniendo que parar varias veces para recuperar un poco de aire y andando a un paso bastante calmado.
En la plaza de la isla hay una serie de tiendas de artesanía donde poder comprar un montón de recuerdos.
 

De allí nos dirigimos hacía el restaurante donde íbamos a comer.
Dani y Pedro andando con un par de niños que acababan de salir de la escuela

El menú se trataba de una sopa de quinua, un cereal andino que ya conocíamos antes de ir a Perú y que en este país se utiliza en cantidad de recetas, un segundo plato que consistía en Trucha con un poco de arroz, de postre un mate.


Al finalizar la comida, la familia que regentaba el restaurante nos explicó lo importante de la costura en la vida de las gentes de la isla Taquile. Lo curioso es que son los hombres los que realizan esta labor y un marido se considera mejor partido cuanto mejor cosa.
Después de estas explicaciones y antes de marchar nos hicieron una muestra de sus danzas típicas, sacando a varios integrantes de la excursión a bailar.

Proseguimos nuestro paseo hasta llegar al siguiente embarcadero, donde nos recogería nuestro barco para emprender la vuelta a Puno.
Una vez en Puno, un colectivo nos acerco a nuestro hotel, a eso de las 16:00. Por fin teníamos un rato de descanso, ya que el haber mal dormido en un autobús, volvía a hacer mella.
Nos duchamos y nos pusimos cómodos. Hacía bastante frío, así que encendimos una estufa eléctrica que había en la habitación.
Yo no me encontraba muy bien, así que Dani y Pedro marcharon en misión de encontrar un supermercado para comprar algo limpio para comer, mientras yo me quedaba descansando.
Nos echamos prontito a la cama, ya que al día siguiente, pronto por la mañana, emprenderíamos el viaje en tren a Cuzco, pero eso os lo contaré en el siguiente post ¡Que siga el viaje!

sábado, 13 de febrero de 2016

Día 6: Excursión por el Cañón del Colca.

Sonó el despertador a las 5 de la mañana y nos empezamos a preparar para comenzar nuestra ascensión de 1200 metros en mula.
Nuestros compañeros tuvieron que madrugar un poquito más para subir andando.
Me levanté con el cuerpo un poco revuelto y sólo podía pensar en acabar pronto la subida.

Quedamos con el propietario de las mulas justo en el comienzo del camino. En total eramos 5 personas las que subíamos en mula: Dani, Pedro, una pareja de alemanes y yo.
Le confesé al señor que era la primera vez que subía a una mula y que tenía bastante miedo a los caballos (porque una vez me tiró uno) y el me tranquilizó y me dijo que me había asignado la mula más mansa que tenía ¡lo que yo te diga!

Inicialmente pensaba que el señor iba a ir delante de las mulas controlándolas todo el camino, pero no, resulta que las mulas se saben el camino y suben solas.
Después de esa afirmación me quedé más intranquila si cabía y para más INRI resulta que se escapa una mula sola y la mía se pone a seguirla a toda leche y yo ¡¡sin saber como pararla!!
Yo y mi canguelo subiendo en mula

Comenzamos la ascensión, con mi mula unos metros por delante de las demás. No he ido tan tensa en mi vida jajaja todo el rato pendiente de que la mula no se parase, porque cuando se paraba se ponía mirando al precipicio y creedme ¡aquello daba mucho respeto!
así que pasé toda la ascensión cual amazona gritando ¡mula, mula! ¡vamos mula! ¡venga mula! tal como me había dicho el señor que hiciera y no me callé en hora y media.

Ahora me rió pero ¡vaya momentos de tensión! con unos escalones bastante altos, la mula iba dando estrincones.
En uno de estos el señor llego corriendo y me chilló para que parara la mula. Logré pararla y cuando llegó me dijo que la silla estaba floja y que iba a ajustarmela.
Justo en ese momento la mula salió corriendo sola y acto seguido la silla fue al suelo.
Me quedé blanca pensando que yo podía haber caído con la silla, así que el dije al señor que no quería volver a subir, pero al final me convenció y proseguí hasta llegar al final.




Nunca he sentido tanto alivio al llegar a un sitio. Con un mareo importante y las tripas revueltas aparqué la mula y no creo que vuelva a montar en una.

Nos hicimos la foto de rigor en el alto. Unos celebraban haber llegado andando y otros como nosotros poder contarlo jajaja.

De allí pusimos rumbo a Cabanaconde, donde iban a darnos el desayuno.
Comimos más bien poco, ya que seguíamos mal del estómago y bastante revueltos después del ascenso.
Un poco de mate de coca para reponer fuerzas
De allí partimos hacía Yanque, donde hicimos una parada express en la que pudimos ver su iglesia y poco más y después paramos en los baños termales que están cerca de Chivay y que nos dieron la vida, un baño totalmente revitalizador.



Hacía un sol de justicia, así que encontramos un par de piscinas a buena temperatura que tenían toldo y allí nos quedamos descansando.

Cuando terminó el tiempo que nos habían dejado para estar en las termas, volvimos a subirnos en el colectivo, que nos llevó hacia el mismo restaurante en Chivay donde habíamos desayunado el día anterior con la finalidad de comer (vamos, que tienen todo el negocio montado)
El restaurante era lo que había, tenía una especie de menú buffet, el cual no íbamos a poder apreciar demasiado por el estado de nuestro estómago, así que le preguntamos a la señora si nos podía poner un poco de arroz blanco con pollo a la plancha y no nos puso mayor problema.

Después emprendimos el camino de vuelta a Arequipa, no sin antes pasar por uno de los puntos más altos a ver llamas y alpacas, las vistas debían de ser impresionantes, estábamos a 5000 metros y yo simplemente no pude ni salir de la furgoneta, la altura me estaba matando, así que os dejo una de las fotitos que pudo sacar Pedro.



Después de la parada de rigor, pudimos echar una cabezadita hasta que llegamos a Arequipa.
Nos dirigimos al hotel para recoger nuestras maletas y la chica de recepción me confirmó que nos iba a realizar el reembolso de las tasas que nos habían abonado demás.
Después le pedimos que llamara a un taxi para ir a la estación de autobuses, donde íbamos a coger un autobús que nos llevaría a Puno, nuestro siguiente destino.

Licencia de Creative Commons
Que empiece el viaje ya by Janire López Irazu is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en quempiecelviajeya.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://quempiecelviajeya.blogspot.com/.