domingo, 22 de noviembre de 2015

Perú. Un país de contrastes. Día 1: Lima.

Todavía sigo saboreando los recuerdos del viaje que acabamos de hacer a Perú. 
Un tour por cuenta propia recorriendo el sur de este maravilloso país.
El viaje ha sido absolutamente impresionante y la palabra que me viene a la mente cuando recuerdo todos los parajes recorridos es "contraste".
Desde el misterio de la neblina limeña, pasando por la costa del pacífico, siguiendo por el impresionante desierto, la imponencia de sus montañas, la calidez de sus ciudades, su asombroso altiplano y culminando en una de las nuevas maravillas del mundo.

Comenzamos el viaje en Lima, tras 12 largas horas de avión. Llegamos a las 6:00 al aeropuerto Jorge Chavez donde el taxista de nuestro hotel nos estaba esperando. Nos acercó a nuestro hotel, en el distrito de Miraflores, donde pudimos dejar el equipaje y coger lo necesario para comenzar la visita de un día que teníamos prevista por la capital del país andino.
Una amiga de mi prima (Ici un besote ¡gracias por todo!) está viviendo en Lima y me hizo las siguientes recomendaciones que os traslado: alojamiento en San Isidro o Miraflores, ya que son zonas residenciales seguras, con mucho ambiente y cantidad de restaurantes.La visita al centro histórico mejor hacerla mientras sea de día, con lo que me recomendó ir retirándonos entre las 16 y las 17.

Cogimos un taxi rumbo a la Plaza San Martín, donde comenzaba la ruta a pie marcada por la Lonely Planet. De allí tomamos la calle Jirón de la Unión donde nuestra siguiente parada sería la iglesia de la Merced y de allí a la famosa plaza de Armas de Lima, donde se encuentran el palacio de Gobierno de Perú, la catedral y la iglesia del Sagrario.

Allí nos daríamos cuenta de que la catedral se encontraba cerrada :-( fuimos a desayunar un típico chicharrón (carne de cerdo frita en su propia grasa) en una de las cafeterías de la plaza, donde nos enteramos de que la catedral se encontraba cerrada por seguridad, debido a que había una cumbre del Fondo Monetario Internacional en la ciudad.

De allí pusimos rumbo a la basílica y convento de San Francisco de Asis, donde impactan sus sobrecogedoras catacumbas. Nunca en mi vida había visto tantos huesos, es una visita interesante, aunque tiene su parte macabra.
Está prohibida la toma de fotografías, así que os dejo una foto de verpaises.com
También pudimos visitar el coro y a mi me gustó particularmente la biblioteca, donde parecía que si cogías un libro de una estantería, se podría desintegrar en ese mismo momento, el tiempo se había parado en ese rincón del convento. Una visita muy recomendable.

Del convento emprendimos la vuelta a la plaza de armas, ya que a las 12.00 se producía el cambio de guardia en el palacio del gobierno de Perú, lo que es todo un acontecimiento diario para locales y turistas.
video

Allí, entre otras canciones, pudimos presenciar cómo la banda del palacio interpretaba "El cóndor pasa" uno de los más reconocidos himnos musicales de Perú.

Paseamos un poco más por el centro y después cogimos un taxi a Miraflores para visitar las ruinas de Huaca Pucllana, las vimos desde fuera, pero desafortunadamente no pudimos entrar porque se estaba desarrollando un congreso del FMI en Lima e iban a comer en el restaurante de las ruinas, que por cierto, nos habían recomendado.
Así que rápidamente tuvimos que pensar en un plan B y optamos por otro restaurante que nos habían recomendado "Cebichería La Mar" en el barrio de Miraflores.
Esta cebichería se encuentra en el sexto puesto en el ranking de mejores restaurantes de Lima en tripadvisor. Llegamos y nos encontramos un local amplio con mucho ambiente, tenía muy buena pinta pero estaba hasta la bandera "da igual, esperamos", así que nos sacamos nuestras primeras copas de Pisco Sour y empezó el baile de platos.










Toda la comida estuvo rica, sobresaliendo el cebiche, que estaba espectacular. Los postres son extra dulces, para golosos empedernidos, pero eso ha sido la tónica general en todo el viaje.
Después de comer necesitábamos pasear y decidimos dar un paseo por la costa en el barrio de Miraflores, en busca del parque del amor.
Un paseo muy bonito donde los limeños pueden disfrutar de diferentes zonas de esparcimiento.





Al caer las noche nos retiramos al hotel a descansar, ya que al día siguiente madrugábamos, y mucho!
Siguiente etapa: Islas Ballestas, Ica, Oasis de Huacachina y alrededores ¡Que siga el viaje!

Licencia de Creative Commons
Que empiece el viaje ya by Janire López Irazu is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en quempiecelviajeya.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://quempiecelviajeya.blogspot.com/.